LAS EMPRESAS CLASIFICADAS

Ya sea en la formulación de políticas públicas, proyectos de inversión, análisis económicos, o simplemente en planes estratégicos para el crecimiento y diversificación de negocios, a menudo se clasifica a las empresas.

Es típico hablar de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, por el número de colaboradores combinado con sus ingresos anuales facturados. También se habla de rápidas y lentas, de lucrativas, sociales y obnióxicas, es decir, que no aportan valor real al mundo. Igualmente, se habla de locales, regionales, nacionales y transnacionales por el territorio que abarcan. ¿Y qué tal las familiares e institucionales?

Por otra parte, se distinguen empresas de clase mundial por sus avanzadas prácticas organizacionales y sus resultados sostenibles en cuanto a rentabilidad y satisfacción de sus partes interesadas (clientes, trabajadores, proveedores, accionistas y comunidad) y que compiten en los mejores nichos mundiales con calidad e innovación.

En relación a la anterior, otra categoría la constituyen las empresas en transición, que invierten importantes recursos haciendo cambios apoyados en los más avanzados modelos de gestión con el fin de mejorar su desempeño y aspirar a competir en mercados de mayor desarrollo y potencial.

Derivada también de las dos anteriores, están las empresas que están fuera de competencia global, porque simplemente operan conforme a su trayectoria, pero sin una intención de superar sus límites de manera planeada. Así que, si les va bien es buena suerte y si les va mal es culpa de cualquier factor interno o externo, como empleados, competencia “desleal”, temporalidades del mercado, etc. Sobreviven en mercados poco desafiantes y dominados por las megatendencias.

Con base en más de 1,500 organizaciones intervenidas, Empresa Total distingue los siguientes 3 tipos de empresas:

  1. EMPRESAS DE SUBSISTENCIA. Que con sacrificios pagan sus cuentas o financían sus compromisos mediante préstamos o a costa del patrimonio familiar, con la esperanza de recuperarlo a mediano plazo, pero que a veces ni a largo plazo regresa.
  2. EMPRESAS RESISTENTES. Que se mantienen en el mercado gracias a la vitalidad, al carácter y principalmente al orgullo de sus propietarios, que han superado ya varias crisis demostrando que no se van a rendir, pero que inconcientemente se sabotean, porque no aprovechan las posibilidades que ofrecen las tecnologías exponenciales que están disponibles para cualquiera y en cualquier parte del mundo.
  3. EMPRESAS INTELIGENTES. Que tienen, procesos controlados y mejorados, que operan colaboradores competentes y altamente comprometidos, en un ambiente laboral sano y estimulante, que por sus resultados medidos con indicadores clave, formulan y desarrollan proyectos de expansión rentables.

En los dos primeros casos, los propietarios que algún día decidieron intentar materializar sus sueños, los ven convertidos en pesadillas que los hacen rehenes de su propio negocio. Con frecuencia están intranquilos, tienen insomnio y su salud diezmada, además de limitantes en su tiempo para dedicarlo a lo que la vida de modo natural les propone.

En el tercer caso, sus propietarios pueden ausentarse confiados en que los negocios irán bien, y si no, tienen previsto cómo corregir cualquier desviación. Aún más, han generado conocimiento y experiencia que comparten para ayudar al éxito de otros. Pero, ¿qué se necesita para ser una empresa inteligente?

Simple, operar un sistema que les permita fluir creativamente aprovechando el talento de su personal y atrayendo más talento de todo el mundo, para enriquecer sus proyectos y asegurar su realización. No a modo de cuento de hadas, sino entrenando la mente de cada persona en el marco de un esquema comprensible, comprometedor y compatible con las particularidades propias de la empresa.

O sea, desarrollar sus prácticas de negocio bajo un sistema que gestione la calidad de los procesos, de los productos, de las relaciones y de todo aquello que impacte de forma directa o indirecta en el desempeño de la organización, que a la vez sea sencillo y hasta divertido, que facilite su comunicación.

Hay dos alternativas con las que Empresa Total ha resuelto esta necesidad a las organizaciones que atiende: ISO-9001:2015 y PTN Potencia Tu Negocio. ¡ Comunícate con nosotros si quieres agregar inteligencia a tu organización !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *